¿Por qué necesitas deshabilitar el inicio rápido en Windows 10?

¿Buscas una forma de desactivar el arranque rápido? Bueno, no se preocupe, en esta guía discutiremos todo lo relacionado con el arranque rápido. En este mundo tan ajetreado y rápido, la gente quiere que cada tarea que realiza le lleve el menor tiempo posible. Lo mismo quieren hacer con los ordenadores. Cuando apagan sus ordenadores, les lleva algún tiempo apagarlos completamente y apagarse por completo. No pueden mantener sus portátiles alejados o apagar sus ordenadores hasta que no se apaguen completamente, ya que puede causar un fallo en el sistema, es decir, bajar la tapa del portátil sin que esté completamente apagado. Del mismo modo, cuando se encienden los ordenadores o portátiles, puede tardar un tiempo en iniciarse. Para que estas tareas sean rápidas, Windows 10 ofrece una característica llamada Inicio rápido. Esta característica no es nueva y se implementó por primera vez en Windows 8 y ahora se lleva a cabo en Windows 10.

¿Qué es el Arranque Rápido y cómo funciona?

Inicio rápido es una función que proporciona un tiempo de arranque más rápido cuando se inicia el PC o cuando se apaga el PC. Es una función muy útil y funciona para aquellos que quieren que sus PCs funcionen rápidamente. En los PC nuevos, esta función está activada de forma predeterminada, pero puedes desactivarla cuando quieras.

¿Qué tan rápido funciona el inicio?

Antes de que sepas lo rápido que funciona el arranque, debes saber dos cosas. Estas son el apagado en frío y la función de hibernación.

Apagado en frío o apagado total: Cuando su portátil se apaga o abre completamente sin impedimento de ninguna otra característica como un inicio rápido como los ordenadores normalmente lo hacían antes de la llegada de Windows 10 se llama apagado en frío o apagado completo.

Característica de Hibernación: Cuando le dices a tu PC que hiberne, guarda el estado actual de tu PC, es decir, todos los documentos, archivos, carpetas y programas abiertos en el disco duro y luego apaga el PC. De esta manera, cuando vuelvas a iniciar tu PC todo tu trabajo anterior estará listo para ser utilizado. Esto no requiere ninguna energía como el modo de suspensión.

El arranque rápido combina características de apagado frío o completo e hibernación. Cuando apagas tu PC con la función de inicio rápido activada, cierra todos los programas y aplicaciones que se ejecutan en tu PC y también cierra la sesión de todos los usuarios. Actúa como un Windows recién arrancado. Pero el núcleo de Windows se carga y la sesión del sistema se ejecuta, lo que alerta a los controladores de los dispositivos para que se preparen para la hibernación, es decir, guarda todas las aplicaciones y programas actuales que se ejecutan en el PC antes de cerrarlos.

Al reiniciar el PC, no es necesario recargar el kernel, los controladores y demás. En su lugar, sólo refresca la RAM y recarga todos los datos del archivo de hibernación. Esto ahorra una cantidad considerable de tiempo y hace que el inicio de la ventana sea más rápido.

Como han visto arriba, la función de inicio rápido tiene muchas ventajas. Pero, por otro lado, también tiene desventajas. Estas son:

  • Cuando se activa el Inicio rápido, Windows no se apaga completamente. Algunas actualizaciones requieren que la ventana se cierre completamente. Por lo tanto, cuando el Inicio rápido está habilitado no permite aplicar dichas actualizaciones.
  • Los ordenadores que no soportan la hibernación, tampoco soportan el inicio rápido. Por lo tanto, si estos dispositivos tienen activado el inicio rápido, el PC no responderá correctamente.
  • Un arranque rápido puede interferir con las imágenes de disco encriptadas. Los usuarios que han montado sus dispositivos encriptados antes de apagar su PC, vuelven a montarlos cuando la PC se reinicia.
  • No debe habilitar el inicio rápido si está utilizando su PC con arranque dual, es decir, si utiliza dos sistemas operativos porque cuando apague su PC con el inicio rápido habilitado, Windows bloqueará el disco duro y no podrá acceder a él desde otros sistemas operativos.
  • Dependiendo de su sistema, cuando el inicio rápido está activado es posible que no pueda acceder a la configuración del BIOS/UEFI.

Debido a estas ventajas, la mayoría de los usuarios prefieren no habilitar el inicio rápido y lo deshabilitan tan pronto como empiezan a utilizar el PC.

¿Cómo desactivar el inicio rápido en Windows 10?

Asegúrate de crear un punto de restauración por si algo sale mal.

Ya que, al habilitar el inicio rápido puede causar que algunas aplicaciones, configuraciones, la unidad no funcione bien, por lo que es necesario deshabilitarlo. A continuación, se indican algunos métodos para desactivar el inicio rápido:

Método 1: Desactivar el inicio rápido a través de las opciones de energía del panel de control

Para desactivar el inicio rápido mediante las opciones de energía del panel de control, siga los siguientes pasos:

1.Presione la tecla de Windows + S, luego escriba control y luego haga clic en el acceso directo del «Panel de Control» del resultado de la búsqueda.

2.Ahora asegúrate de que «Ver por» esté en «Categoría» y luego haz clic en «Sistema y Seguridad».

3.Haga clic en Opciones de energía.

4.En las opciones de poder, haga clic en «Elegir lo que hace el botón de poder».

5.Haga clic en «Cambiar la configuración que está disponible actualmente».

6. En la configuración de apagado, desmarque la casilla que muestra «Activar el inicio rápido».

7.Haga clic en guardar los cambios.

Después de completar los pasos anteriores, se desactivará el inicio rápido que estaba previamente habilitado.

Si desea habilitar el inicio rápido de nuevo, marque «Activar inicio rápido» y haga clic en los cambios guardados.

Método 2: Deshabilitar el inicio rápido usando el Editor de Registro

Para deshabilitar el inicio rápido usando el Editor de Registro siga los siguientes pasos:

1.Presione la tecla Windows + R y escriba «regedit» en el cuadro de diálogo de ejecución y presione Enter para abrir el Editor de Registro de Windows 10.

2.Navegar a:HKEY_LOCAL_MACHINE_SYSTEMN-Control de Corriente y ControlN-Gerente de Sesiones de Energía

3.Asegúrate de seleccionar «Power than» en el panel derecho de la ventana y haz doble clic en «HiberbootEnabled».

4.En la ventana emergente de edición de DWORD, cambie el valor del campo de datos de valor a 0, para desactivar el inicio rápido.

5.Haga clic en OK para guardar los cambios y cerrar el Editor del Registro.

Después de completar el proceso anterior, el inicio rápido se desactivará en Windows 10. Si desea volver a habilitar el inicio rápido, cambie el valor de Datos de valor a 1 y haga clic en Aceptar. Así, siguiendo cualquiera de los métodos anteriores puedes habilitar o deshabilitar fácilmente el Inicio rápido en Windows 10.

Espero que este artículo haya sido útil y que haya respondido a esta pregunta:¿Por qué necesitas deshabilitar el inicio rápido en Windows 10? pero si todavía tienes alguna pregunta sobre esta guía, no dudes en preguntarla en la sección de comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *