Arreglar el congelamiento o reinicio de Windows debido a problemas de hardware

Arreglar el congelamiento o reinicio de Windows debido a problemas de hardware:Si se enfrenta a este problema en el que su ordenador se congela o reinicia aleatoriamente sin previo aviso, no se preocupe, ya que hoy vamos a solucionar el problema. Pero primero, cuando se enfrenta a este problema, generalmente se debe a problemas de hardware, ya sea un hardware recién instalado que causa el problema o algún hardware dañado en el sistema también puede ser responsable de este problema.

La congelación o reinicio inesperado es un tema muy molesto, y este tema debe estar entre mis 3 peores temas de todos los tiempos porque no puedes realmente concentrarte en el tema, necesitas probar todos los arreglos posibles si necesitas solucionar el problema. Aunque tenemos la idea general de que esto se debe a algún hardware, la pregunta que deberíamos hacernos es ¿qué hardware? Podría ser causado por la RAM, el disco duro, la SSD, la CPU, la tarjeta gráfica, la fuente de alimentación (PSU), etc.

Si su ordenador está en garantía, siempre debe considerar la opción de llevar el sistema al centro de servicio autorizado, ya que intentar algunos de los métodos enumerados en esta guía puede anular la garantía, por lo que antes de seguir adelante asegúrese de que entiende esto. De todos modos, sin perder tiempo veamos cómo arreglar el congelamiento o reinicio de Windows debido a problemas de hardware con la ayuda del tutorial que aparece a continuación.

Arreglar el congelamiento o reinicio de Windows debido a problemas de hardware

Método 1: Prueba de RAM para la mala memoria

¿Tiene algún problema con su PC, especialmente el congelamiento o reinicio de Windows debido a problemas de hardware? Existe la posibilidad de que la RAM esté causando un problema en tu PC. La memoria de acceso aleatorio (RAM) es uno de los componentes más esenciales de tu PC, por lo tanto, siempre que experimentes algunos problemas en tu PC, deberías probar la RAM de tu PC para ver si hay mala memoria en Windows. Si se encuentran sectores de mala memoria en la RAM, entonces para arreglar el congelamiento o reinicio de Windows debido a problemas de hardware, deberás reemplazar la RAM.

Método 2: Limpiar la ranura de memoria

Nota: No abra su PC ya que puede anular la garantía, si no sabe qué hacer, lleve su portátil al centro de servicio.

Intenta cambiar la RAM en otra ranura de memoria y luego intenta usar sólo una memoria y ver si puedes usar la PC normalmente. Además, limpia las rejillas de ventilación de la ranura de memoria para asegurarte y vuelve a comprobar si esto soluciona el problema. Después, asegúrate de limpiar la unidad de alimentación, ya que generalmente el polvo se deposita en ella, lo que puede causar congelamientos, caídas o reinicios aleatorios en Windows 10.

Método 3: Problema de sobrecalentamiento

Si la CPU se calienta demasiado durante mucho tiempo, puede causarle muchos problemas, incluyendo un apagado repentino, una caída del sistema o incluso un fallo de la CPU. Aunque la temperatura ideal para la CPU es la temperatura ambiente, una temperatura un poco más alta sigue siendo aceptable durante un corto período de tiempo. Por lo tanto, debes comprobar si tu computadora se está sobrecalentando o no, puedes hacerlo siguiendo esta guía.

Si la computadora se sobrecalienta, entonces la computadora definitivamente se apaga debido a problemas de sobrecalentamiento. En este caso, o bien es necesario reparar el PC, ya que las rejillas de ventilación del calor pueden estar bloqueadas debido al exceso de polvo, o bien los ventiladores del PC no funcionan correctamente. En cualquier caso, tendrás que llevar el PC al centro de reparación de servicio para que lo inspeccionen.

Método 4: GPU (Unidad de Procesamiento Gráfico) defectuosa

Lo más probable es que la GPU instalada en su sistema sea defectuosa, así que una forma de comprobarlo es quitar la tarjeta gráfica dedicada y dejar el sistema con sólo una integrada y ver si el problema se resuelve o no. Si el problema se resuelve, entonces tu GPU es defectuosa y necesitas reemplazarla por una nueva, pero antes de eso, podrías intentar limpiar tu tarjeta gráfica y volver a colocarla en la placa madre para ver si funciona o no.

Controladores de GPU incompatibles o corruptos

A veces el sistema se congela o reinicia aleatoriamente debido a controladores de gráficos incompatibles o desactualizados, por lo que para ver si es el caso aquí, necesita descargar e instalar los últimos controladores de tarjetas gráficas del sitio web del fabricante. Si no puede iniciar sesión en Windows, intente iniciar el sistema en modo seguro, actualice los controladores de gráficos y vea si puede resolver el bloqueo o el reinicio de Windows debido a problemas de hardware.

Método 5: Ejecuta el SFC y el CHKDSK

1.Presione la tecla Windows + X y luego haga clic en Command Prompt(Admin).

2.Ahora escribe lo siguiente en el cmd y pulsa enter:

Sfc /scannow sfc /scannow /offbootdir=c: /offwindir=c:windows (Si lo anterior falla entonces prueba con este)

3.Espere a que el proceso anterior termine y una vez hecho reinicie su PC.

4.A continuación, ejecute CHKDSK para corregir el error del sistema de archivos.

5.Deje que el proceso anterior se complete y reinicie de nuevo su PC para guardar los cambios.

Método 6: Fuente de alimentación defectuosa

Si tiene una conexión suelta a su fuente de alimentación (PSU), puede causar problemas de congelación o reinicio de Windows y para verificarlo, abra su PC y vea si hay una conexión adecuada a su fuente de alimentación. Asegúrate de que los ventiladores de la PSU funcionan y también asegúrate de limpiar tu PSU para asegurarte de que funciona sin problemas.

Una fuente de alimentación defectuosa o que falla es generalmente la causa de que el ordenador se reinicie o se apague aleatoriamente. Debido a que el consumo de energía del disco duro no se cumple, no obtendrá suficiente energía para funcionar y, por lo tanto, es posible que tenga que reiniciar el PC varias veces antes de que pueda tomar la energía adecuada de la PSU. En este caso, es posible que tenga que reemplazar la fuente de alimentación por una nueva o que pueda pedir prestada una fuente de alimentación de repuesto para comprobar si este es el caso.

Si ha instalado recientemente un nuevo hardware, como una tarjeta de vídeo, es probable que la PSU no sea capaz de suministrar la energía necesaria para la tarjeta gráfica. Sólo hay que quitar temporalmente el hardware y ver si esto arregla el problema. Si el problema se resuelve, entonces para poder utilizar la tarjeta gráfica es posible que tenga que comprar una unidad de alimentación de mayor voltaje.

Método 7: Problema con el sistema operativo

Es posible que el problema sea con su sistema operativo en lugar de con el hardware. Y para verificar si este es el caso, entonces necesitas encender tu PC y luego entrar en la configuración de la BIOS. Ahora, una vez dentro de la BIOS, deja que tu ordenador se quede inactivo y mira si se apaga o se reinicia automáticamente. Si tu PC se apaga o reinicia de forma aleatoria, significa que tu sistema operativo está corrupto y necesitas reinstalarlo. Vea aquí cómo reparar la instalación de Windows 10 para arreglar el problema de congelamiento o reinicio de Windows.

Cuestiones de hardware

Si has instalado recientemente algún nuevo componente de hardware, entonces causa este problema cuando el Windows de tu ordenador se congela o reinicia debido a problemas de hardware. Ahora bien, aunque no hayas añadido ningún hardware nuevo, cualquier componente de hardware que falle también puede causar este error. Así que asegúrate de ejecutar la prueba de diagnóstico del sistema y ver si todo funciona como se espera.

Método 8: Limpiar el polvo

Nota: Si eres un usuario novato, no lo hagas tú mismo, busca profesionales que puedan limpiar el polvo de tu PC o portátil. Es mejor llevar tu PC o portátil al centro de servicio donde ellos harían esto por ti. Además, abrir el estuche de la PC o la computadora portátil puede anular la garantía, así que continúe bajo su propio riesgo.

Asegúrate de limpiar el polvo asentado en la fuente de alimentación, la placa madre, la memoria RAM, los conductos de ventilación, el disco duro y, lo más importante, en el disipador de calor. La mejor manera de hacer esto es usar un soplador, pero asegúrese de poner su capacidad al mínimo o dañará su sistema. No use un paño o cualquier otro material duro para limpiar el polvo. También puedes usar un cepillo para limpiar el polvo de tu PC. Después de limpiar el polvo, comprueba si puedes resolver el problema de congelación o retardo de Windows, si no es así, continúa con el siguiente método.

Si es posible, mira si el disipador funciona mientras tu PC se enciende, si el disipador no funciona, entonces debes reemplazarlo. Además, asegúrate de quitar el ventilador de tu placa madre y luego límpialo con un cepillo. Además, si utilizas un ordenador portátil, sería una buena idea comprar una nevera para el ordenador portátil que permita que el calor pase fácilmente del ordenador portátil.

Método 9: Comprobar el disco duro (HDD)

Si te enfrentas a cualquier problema con tu disco duro, como sectores defectuosos, fallos en el disco, etc., entonces Check Disk puede ser un salvavidas. Los usuarios de Windows pueden no ser capaces de asociar varios sectores de error por ellos con un disco duro pero una u otra causa está relacionada con él. Por lo tanto, siempre se recomienda ejecutar Check Disk, ya que puede solucionar fácilmente el problema.

Si el método anterior no fuera de ninguna ayuda, entonces existe la posibilidad de que su disco duro esté dañado o corrompido. En cualquier caso, debe reemplazar su disco duro o SSD anterior por uno nuevo e instalar Windows de nuevo. Pero antes de llegar a cualquier conclusión, debe ejecutar una herramienta de diagnóstico para comprobar si realmente necesita sustituir el disco duro o las SSD.

Para ejecutar Diagnósticos reinicie su PC y, a medida que la computadora se inicie (antes de la pantalla de arranque), presione la tecla F12 y cuando aparezca el menú de arranque, resalte la opción Boot to Utility Partition (Arranque a la partición de la utilidad) o la opción Diagnostics (Diagnósticos) y presione enter para iniciar los diagnósticos. Esto comprobará automáticamente todo el hardware de su sistema e informará si se encuentra algún problema.

Esto es si has conseguido arreglar el bloqueo o reinicio de Windows debido a problemas de hardware, pero si todavía tienes alguna duda sobre este artículo, no dudes en preguntar en la sección de comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *